martes, 13 de julio de 2010

OCASO DEL TENIS, ... qué haremos?

Ocaso, definido como la pérdida de importancia o decadencia, es aplicable como concepto a la situación por la que atraviesa en la actualidad nuestro tenis nacional. Me ha parecido importante no omitir el episodio vivido por nuestro representativo tenístico, el que ha caído estrepitosamente frente al representativo de la República Checa por 4-1, en la confrontación motivo de la Copa Davis, jugada el fin de semana recién pasado en las canchas del Casino Enjoy de Coquimbo, distante al norte a 460 km. de Santiago de Chile.
En la ausencia de Fernando González (primera raqueta nacional en la actualidad) quien aparte de su lesión, la que últimamente le ha impedido jugar torneos del circuito mundial, previamente ha también participado en conflictos con la dirigencia de la Federación de Tenis, precisamente por diferencias en torno a acuerdos participativos en el mencionado torneo. Esta última situación sin duda frinvertir en Deporte, es invertir en Desarrolloacturó el sistema tenístico, y desnudó ciertas incapacidades administrativas y de gestión que se debieron prevenir en su oportunidad. Resumen, las peleas por dineros o por esto y lo otro, demostraron que algo sucedía entre la organización y los tenistas. Así entonces, con la certeza de que Nicolás Massú (segunda raqueta nacional) vencería en sus cotejos, nos preparamos para asistir a una victoria, que si bien se asomaba estrecha, fue arrolladora en la derrota.
Los dos tenistas mencionados como en su oportunidad Marcelo Ríos, en su carrera desde la niñez hasta su calidad profesional, fueron completamente financiados por sus familias, las que CREYERON en las capacidades de sus hijos, los que llegaron a la cima del tenis mundial. Uno de ellos Top One el año 1998 siendo el primer iberoamericano en alcanzar ese lugar desde la creación de la ATP, y los otros dos, ganadores de Medalla de Oro en dobles y single en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, sin mencionar los campeonatos ATP en los que lograron las copas en disputa (y los premios en dinero).
Habiendo perdido así esta fase de la Copa Davis, que permitía llegar a la semifinal, de inmediato se vinieron reflexiones sobre la decadencia, el ocaso, la renovación, los sustitutos, definir una cancha al nivel del mar, rescatar el court del estadio nacional, y lo fundamental … las políticas deportivas tanto gubernamentales como privadas, el financiamiento, y en general, ¿qué hacemos en nuestro país para aspirar a logros deportivos?. Qué hacemos si quienes lideran y administran el deporte en Chile, se ven envueltos a menudo (frecuentemente) en escándalos por falta de probidad?. Qué hacemos si la política deportiva nacional, no es proporcional a las capacidades de los jóvenes por desarrollar sus talentos?. Qué hacemos cuando un millonario se conmueve y regala los implementos a un deportista, para que pueda continuar compitiendo?. Qué hacemos cuando en el caso de los tenistas, los primeros que aparecen en la foto son los dirigentes?. Cuántos buenos tenistas y deportistas en general, en especial niños, no poseen los recursos (especialmente económicos y de infraestructura) y nadie les apoya?.
El deporte es una consecuencia de la buena educación, en su aplicación conlleva disciplina y responsabilidad, en su competitividad implica el conocimiento más de la derrota que de la victoria, permite la evaluación de las capacidades físicas propias a cada uno descubriendo nuestras destrezas, y por sobretodo … desarrolla valores.
Como reflexión final, el fútbol movió el mundo y tuvimos un seleccionado chileno que brindó alegría a nuestro pueblo por dos semanas. Invertir en deporte, es la mejor inversión para la salud mental de la humanidad, … nadie lo discute, pero la mayoría no lo comprende. Lo claro, es que la solución al OCASO no está en lo inmediato, … tenemos que vivir la NOCHE, para renacer en un nuevo día con una generación de deportistas, que nos hagan sentir la alegría del triunfo nuevamente.

No hay comentarios.: