martes, 7 de septiembre de 2010

BULLYING, ... y el hogar

Que la manifestación del bullying tiene su origen en el hogar, es ciertamente probable. Según la última encuesta CASEN, son en Chile aproximadamente dos millones los hogares monoparentales, hecho que propone una incidencia en los comportamientos de los menores. Agregado a lo anterior la violencia intrafamiliar en hogares “bien constituídos”, violencia que existe y que se ignora, y el clima sino hostil, ingrato que viven a diario los niños. Indiscutible entonces es que la debilidad de la estructura familiar, gatilla dificultades sociales de toda índole, pero en especial esta del bullying, que además siempre ha existido, pero que cada día presenciamos con mayor frecuencia y crudeza.

Si los niños traen consigo esos patrones de comportamiento desde sus hogares, es evidente que incorporados a circunstancia colectiva o grupal, de una u otra forma manifestarán o darán atisbos conductuales reprochables. Lo extraño es que en ese contexto, las conductas de esa naturaleza son muchísimo más “admiradas” y “respetadas”, que precisamente objetadas como debiera ser. Lo claro es que si ampliamos el número de niños o jóvenes, existirán más riesgos y más probabilidades de violencia.

Recuerdo en lo personal, que nosotros en la educación básica teníamos un “matón” en nuestro curso, al que “respetábamos” y “admirábamos”. Le veíamos en ocasiones agredir solo por deporte a uno y a otro de nuestros compañeros, y nuestra complicidad tenía un sabor extraño el que recién hoy defino como amargo. Ya mayores y encontrándonos en una oportunidad en este “pequeño mundo”, entre otras cosas no dejé de preguntarle que sentía él ostentando esa condición de supremacía dentro del grupo curso, … me respondió: “si tuviera la ocasión de vivir de nuevo esa situación, nunca lo haría, porque mis hijos lo han vivido ahora y en cierta forma me han cobrado, y he pagado el costo del abuso”.

Es imprescindible lograr la detección de los niños violentos, proponerlos en tratamiento y ayudar a sus familias, la comunidad toda y la sociedad tienen esa obligación urgente. Existen las metodologías, las instancias, los recursos tanto humanos como tecnológicos y la voluntad cierta de los ciudadanos, para impedir se instale en colegios y liceos de nuestro país, la cultura del Poder de facto y la Violencia como recurso válido. No creo exista alguien concuerde en que para educar a nuestros hijos, debamos contar con niños suicidados, jóvenes homicidas, víctimas con fracturas, y maltratos psicológicos con secuelas indeterminadas.

2 comentarios:

konsta dijo...

El bullying es un tema mucho más complejo y habiendo trabajado en el tema mucho tiempo, puedo agregar que el que hace bullying está en un estado que podría asegurar peor al de la víctima, el que es víctima a pesar de su situación, al momento de ser descubierto recibe ayuda, a no ser que tome mucho tiempo y el daño se agrave, pero el estado del que hace bullying es un problema constante su estado psicológico suele ser deplorable, ya sea por un problema, de inseguridad, en fin .. y cuando se trata de un grupo suele el cabecilla ser el más "enfermo" y el grupo se ve atrapado en la personalidad del líder, perdiendo el control absoluto de la situación. El que hace bullying al no tener seguridad en su vida siente satifacción al poder dominar la vida y el estado de otra persona, a pesar que esto no mejora su propia situación.

Otro punto, es que muchas veces la persona que hace bullying no está consciente de que lo hace (ojo no estoy justificando su acción, pero si psicológicamente se comprende). Vale decir hay persona que han tenido por largo tiempo un modelo de conducta que no ha sido criticado y creen que es lo "correcto" poniendo en muchas ocasiones hasta la vida de otra persona en juego.

Ahora no está involucrado sólo la "víctima" y el "victimario" si no que mucha gente a su alrededor que conscientes u inconscientes prefieren hacer como que nada pasa.(profesores, alumnos, padres, vecinos, compañeros de trabajo, amigos etc..

Por último, Por qué en Chile no se llama "intimidación" creo que ayudaría a comprender mejor. Por qué está planteado el tema acá, como un tema de niños? si el bulling , no tiene edad? Muchas cosas que pensar como sociedad ...

EBC dijo...

Si no podemos hacer demasiado con el estres y la violencia al interior del hogar, al menos seria bueno hacer algo con los altos niveles de estres del estudiantado y profesorado, para que el ambiente en que se desarrolla el proceso educativo sea mas propicio para que este sea productivo y efectivo. Para ello, el programa de Educacion Sin Estres ha demostrado ser bastante util en algunos casos. www.educacionsinestres.org