lunes, 19 de enero de 2009

RIVALIDAD, ... enemiga mía

La rivalidad es un tema apasionante, que cruza todos los ámbitos humanos. Muchos señalan que la rivalidad entre hermanos es natural, es natural entonces entre clubes deportivos, entre países, entre alumnos de un curso, entre amigos, entre colegas, entre sectores, entre comunas, entre provincias, entre naciones, entre personas en definitiva. A mi juicio la rivalidad se metamorfosea según como la tratemos.

Puede por tanto transformarse en odio, como también en una ventajosa oportunidad de mejorar y enraizar lazos que pueden ser indefinidos. La gran dificultad que posee la rivalidad, puede que sí o puede que no, es la presencia en algún momento de la envidia, o de la ambición, o de la codicia. Cuando observaba las declaraciones de Narea en este video, generado en una entrevista radial el día de hoy en la mañana, vale decir que Claudio Narea fué uno de los integrantes del grupo musical más importante de Chile en la década de los ’80 “Los Prisioneros”, reflexionaba en esa rivalidad entre los integrantes, que ya tiene un historial de más de dos décadas. Lo que inobjetablemente es cierto, es que esas diferencias en este caso solo llevan al desprestigio y a la difamación de todos los involucrados, que por demás es actitud frecuente de los medios faranduleros. Se expresa frecuentemente a su vez, que este tipo de manifestaciones son precisamente las que venden mayoritariamente, y las que marcan los más altos rating televisivos. Pero jamás he oído a alguien decir, que todo lo que se diga tiene una contraparte y una multiplicidad de factores también a considerar.

La rivalidad hace daño y hasta es capaz de asesinar, cuando las contrapartes no están dispuestas a transar, o bien uno de ellos no lo practica. Sobre el particular me permito señalar, cuán importante es saber callar y llevar si es posible, hasta la tumba los rencores y datos o información, que solo a los involucrados interesa. Y más que interesarles ... les compromete. Shakespeare en este contexto tenía y tiene a diario mucha razón ... "es mejor ser el Rey de tu silencio, que el esclavo de tus palabras" ... también Confucio, quién dijo "el silencio es el único amigo que jamás traiciona".

No hay comentarios.: