jueves, 1 de octubre de 2009

DIPUTADO, ... a quién representa?

El día de anteayer en el Congreso de la República, la Cámara de Diputados ha rechazado uno de los proyectos más relevantes para la historia, para la ciudadanía y para adherirnos como país a la Convención Interamericana que vela y protege fundamentalmente los derechos humanos, me refiero a proyecto de ratifica la Convención por parte Chile y que prohíbe la Desaparición Forzada de Personas, en tiempos normales, en estados de emergencia, en estados de excepción y en estados de suspensión de las garantías individuales.
Este instrumento que internacionalmente en el año 1994 fue adoptado por la Organización de Estados Americanos en Brasil, apunta esencialmente sobre la imposibilidad para aplicar la verticalidad del poder y de los gobiernos, en contra del derecho más sagrado de la humanidad cual es el abuso legal contra las personas, ejercido aquel por las instituciones del estado.
Para su aprobación, esta iniciativa requería de 69 votos, pero solamente obtuvo 57 a favor, 1 abstención y 7 en contra, lo que significa que habían 65 diputados presentes aunque se ha señalado algunos no votaron. Vale señalar que la Honorable Cámara de Diputados cuenta con 120 miembros elegidos distritalmente a través del país.
Como consecuencia y considerando que nuestra nación se encuentra en período eleccionario, surgen nuevamente los odiosos endosos de responsabilidades mutuas entre las dos grandes tendencias políticas. Pero más allá de todo, preocupa y es bastante notoria la ausencia de aproximadamente el 40% de los diputados, cuestión que ya es frecuente. Es insostenible también, cualquier argumento que posicione en contra para votar una iniciativa de esta naturaleza, también la abstención. Y finalmente es lamentable se proponga la aprobación de esta Ley en plenas campañas eleccionarias, dejando la sensación de que todos las armas son válidas para ganar el poder.
Es incoherente para la ciudadanía por tanto, que los diputados tomen acuerdos unánimes para lograr aumentos en sus emolumentos y en ampliar sus garantías, y que en esas oportunidades la gran mayoría se encuentre presente, y por otro lado, se subestime la importancia de lo que sí es relevante para cada uno de los habitantes de nuestro país.
Reflexionar ... a eso precisamente está llamado el que vota en una elección parlamentaria como la que sucederá en conjunto con la presidencial este fin de año.

2 comentarios:

kenita dijo...

Las palabras sobran.
Recorde el programa de Informe especial, respecto a las malas prácticas de algunos diputados y no pude evitar preguntarme ¿ cuantos habrian firmado y se fueron sin esperar esta votación?
Chile..pais que se inventa cada día.

Alej@ndro dijo...

se pierde el rumbo, cuando trascienden los intereses ...