SECTOR PÚBLICO, ... remuneraciones justas?


La Tercera, Noviembre 11 de 2009
En la demanda del Sector Público por una mejora de remuneraciones, y desarrollándose esa entre paros de actividades, discusión en el parlamento, y negociaciones “tira y afloja” de última hora que deben resolver ese aumento para incorporarlo en el Presupuesto de la Nación 2010, se ha manifestado por parte de Ministerio de Hacienda que los sueldos de los funcionarios públicos han aumentado en 160% desde 1990.
Es interesante hacer el ejercicio matemático que demuestra la importancia del poder adquisitivo y lo arrogante que resulta una afirmación de esa naturaleza, permitiendo y dando pie también a que no pocos chilenos compartan que la administración pública no merece tales montos, debido a que como se dice en muchos medios: “son flojos”. El que los funcionarios públicos sean flojos o eficientes o medianamente lo uno y lo otro, queda supeditado a la autoridad respectiva que tolera o permite tales disfunciones administrativas, en especial la que enfrenta cara a cara a la ciudadanía. Pero ese tema de la eficiencia, capacidades, preparación y aptitudes del Sector Público es asunto para otro artículo, pues en esta ocasión quisiera llevar al plano comparativo la afirmación porcentual de la cartera referida (Hacienda).
Podría calificar como monedas duras en Chile: a la UF (Unidad de Fomento) que regula el mercado hipotecario fundamentalmente, que es utilizada también en fórmulas para regular los costos de los servicios básicos y también en algunos préstamos bancarios; y a la UTM (Unidad Tributaria Mensual) que por décadas valora los créditos universitarios, las multas legales que se establecen por ley, y algunos otros valores, transformándose ambas monedas en la compañía frecuente de quienes han participado y participan en el mercado y en la adquisición de sus anhelos personales y familiares. Vale señalar que estas monedas sufren variación en virtud del valor del IPC (Índice de Precios al Consumidor), que es un indicador desarrollado por el Instituto Nacional de Estadísticas con la finalidad de medir la inflación mensual. Bueno, menciono estas llamadas monedas duras, pues es notable también como ellas han sufrido variación desde 1990 a la fecha porcentualmente hablando. Hagamos un breve ejercicio objetivo: La Unidad de Fomento el 1º de Enero de 1990 tenía un valor de $5.435,28 y hoy al 12 de Noviembre de 2009 tiene un valor de $21.017,51, por tanto ha experimentado una variación de 386%. A su vez si la Unidad Tributaria Mensual en Enero de 1990 tenía un valor de $9.576.-, hoy tiene un valor de $36.863.- experimentando también una variación de 385%. Conclusión la UF y la UTM han subido aproximadamente 4 veces desde 1990.
Es injusto se diga y se informe por tanto, que las remuneraciones han aumentado en porcentajes muy lejanos de los aumentos sostenidos que han tenido tanto la UF como la UTM. No olvidemos que el sueldo o remuneración permite el poder adquisitivo y por ende resulta en la calidad de vida de una persona con aspiraciones para surgir en la vida. Pero si ese poder adquisitivo es reducido mes a mes y año a año, mientras los costos por servicios básicos y por créditos principalmente, son abusivos desde el cobro de factores agregados (inventados solo para lucrar) hasta su valor final, … no es justo se haga entonces una apreciación tan mezquina, cuando el costo de la vida está íntimamente ligado a las monedas referidas.

3 comentarios:

cristian dijo...

Justo en el año el el que el IPC es negativo, piden un tremendo reajuste.
Se nota a la legua las motivaciones políticas de agitadores comunistas detrás de estos paros, a los que las ovejitas fiscales acuden con despreocupado entusiasmo, ya que las consecuencias de su inactividad sobre la gente (usuarios) poco o nada les importan.
Después de todo, los comunistas, con un apoyo popular que no pasa nunca del 5%, hacen lo único que saben hacer: destruir o molestar.

Alej@ndro dijo...

Desde mi punto de vista no es que se pida, es el aprovechamiento descarado de la oportunidad como siempre. En cuanto a si es justo o no, es innegable que el valor del dinero que se recibe por cada uno, sea del sector que sea, es cada vez más reducido.

Claudia Azócar dijo...

Yo lo siento por la parva de cabros que salen hoy de colegios municipales, yo estudié en uno, almorce por años en el colegio, debo decir que mi enseñanza básica fue horrorosa, no existían los paros, pero las profes faltaban de igual manera, terminábamos al cuidado de una para docente no aprendiendo nada, con los años me encontrado con los amigos de esa época, me rio al chatear y observar tanta falta de ortografía ja, ja, eso marco a mi generación, la básica tan mala que muchos todavía no saben dividir por dos cifras; me apena pensar en los profes que reclamaran tal vez lo que ellos piensan justo pero la verdad con esto marcaron el fin de los colegios municipales, los padres no dejaran a sus hijos en estos colegios el próximo año, nadie querrá salir de uno de ellos están marcados por los famosos paros, contenidos no pasados, la cabeza de los profes en otra parte, los compromisos administrativos en deuda y obvio planificaciones y clase en segundo lugar, las notas de relleno, muy mal para la labor docente y lo peor de todo que siguen pasando los años y los niños siguen siendo para variar los último en la escala de preocupaciones de este país, siguen los abusos a los niños, oh! Y a hora quien podrá defenderlos???...