sábado, 19 de febrero de 2011

CASO KARADIMA, ... reportajes y declaraciones

3 comentarios:

arturo dijo...

La justicia chilena queda en ridículo una vez más. Si un tribunal medioeval, como la Congregación para la Doctrina de la Fe,heredera del Santo Oficio,es capaz de dictar fallo contundente, en poco tiempo(poco en relacion a la eternidad que se toma el Vaticano para cualquier causa)en el caso Karadima,un juez chileno no encuentra méritos para enjuiciarlo. Lo mismo ocurrió con Pinochet, lo mismo con los asesinos del General Prats, que gracias al trabajo de los jueces argentinos se pudo condenar a algunos, pero ALLÁ. ¿No es una vergüenza, chilenos, que tengamos un poder judicial, pagado por todos, con estos resultados que nos dejan en ridículo? Aplaudo a los buenos jueces, que también tenemos, pero el sistema judicial chileno debe ser refundado. Hay demasiada borra.

MRaad dijo...

Estamos ya viviendo el tiempo en que la iglesia católica es atacada, recibe acusaciones y muchos golpes sean estos verdaderos o no...pero la iglesia no la forman los sacerdotes y religiosos sino la conforman los que creemos en ella y seguimos sus doctrinas, así llueva bolas de fuego para destruirla ésta permanecerá intacta porque es la verdadera fundada por nuestro Señor Jesucristo, ella sigue y seguirá siendo Una, Santa, Católica y Apostólica por todos los siglos, pueden aparecer otras religiones, sectas o movimientos religiosos nunca será superada, eso es lo que les duele a muchos por eso es atacada,se dice que hay personas inflitradas en la iglesia católica solo para perjudicarla haciéndose pasar por buenos sacerdotes para luego hacerla quedar mal ante los ojos del mundo y de esa manera destruírla....leí un libro que se lo recomiendo, se llama el Antiapostol 1025, este número es supuestamente del infiltrado que narra la historia...le encuentro mucho sentido, son demasiados escándalos que suceden en distintos países, muchas casualidades, muchos enemigos quierendo acabar con esta religión que existirá hasta el fin del mundo.

Alej@ndro dijo...

La Iglesia vive es cierto momentos de dificultad. Lo sí verdaderamente importante es ¿qué hará la Iglesia para remover o sesgar a aquellos que son semilla y serán fruto en el futuro de los deleznables abusos?.