viernes, 31 de octubre de 2008

PROSTITUCIÓN, ... barrio rojo?

En el último tiempo, organismos públicos, privados, instituciones tanto policiales como de estudio y fundamentalmente vecinos del barrio Suecia, así como las I. Municipalidades de Providencia y Las Condes, reclaman, analizan consecuencias y buscan soluciones, al tema de la Prostitución que en ese lugar de nuestra capital se ejerce.
No cabe duda de que el impacto mediático que esta situación genera, molesta y agrava la calidad de vida de los vecinos inmediatos, los que ven desmejorados sus momentos de tranquilidad cuales son, precisamente las horas del descanso (noche). A su vez, este “servicio”, acarrea también consigo una serie de otras situaciones como el aumento de: la drogadicción, el alcoholismo, la indudable y cuestionable prostitución de menores, y la delincuencia, sin dejar de nombrar las riñas y, las actitudes groseras, agresivas y desafiantes tanto de unos como de otros, involucrados todos como ciudadanos en este asunto.
Como medida de solución, hace no poco tiempo se propone la creación de un “barrio rojo”, al más puro estilo nórdico, donde se realicen y confluyan toda esta gama de actividades, principalmente cuestionada por la rama más conservadora de nuestra sociedad. Sin embargo, cabe señalar que este tema es análogo a problemas sociales, como el de la ubicación de vertederos, la ubicación de plantas de tratamiento de aguas, la planta distribuidora de gas, el terminal del Metro y para hacerlo más gráfico, la ubicación de la feria, todos asuntos que debieran previamente tener los debidos estudios de impacto ambiental, o los análisis de desarrollo sustentable, pero sabemos la ubicación o instalación de todos, más bien es sinérgica resultado de una iniciativa particular, que producto de una ecuación que contemple factores sociales, como frecuentemente se olvidan. En definitiva, creo nadie quiere tener cerca, o vivir cerca de un problema, … que siempre es solución para los demás.
Volviendo al tema, es notable el avance y acceso en la actualidad al “servicio” de la prostitución, esto en virtud de la globalidad de las comunicaciones y un cierto exceso de libertades, que la población interpreta a su antojo. No solamente en el barrio Suecia existe este asunto, existe también en diversos puntos de la capital, que desafortunadamente son más de los que pensamos, con ello trayendo también todas aquellas influencias negativas que se mencionan anteriormente. Lo fundamental es reconocer que este es un tema que debe manejar la sociedad adulta, y por tanto, su disolución o disminución, solo está en las manos de quienes demandan estas actividades. Por otra parte lo más importante y prioritario es, proteger a la población infantil, juvenil y de la tercera edad, pues cuando adquirimos un bien raíz o una propiedad, tenemos la obligatoriedad de saber que “jamás se nos permite elegir a los vecinos” , sean aquellos buenos o malos, por tanto es imprescindible evaluar la emigración.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Alejandro:
Agradezco que pudieras haber leído lo que escribo... para mi es muy importante saber que mis letras no vagan eternamente en el CIBERESPACIO sin ser leídas por alguien que comparta del mismo modo que yo lo hago con las palabras; y la magia de leer entre lineas... Un saludo inmenso.
Pekado´s

claudia_azocar_3@yahoo.com dijo...

Esto me recuerda cuando quisieron extinguir a los pobres de los barrios y se los llevaron a la bandera, y a sitios periféricos como si fuera parte no ornamental del paisaje, la profesión mas antigua de la historia nos a llevado a grandes hazañas, en la vida actual no creo que los grandes políticos, jueces y personas de moral intachable den la firma para que esto se legalice, como ellos llegarían a sus placeres???, no creo que sea solución para nadie, la prostitución a existido siempre en todos los barrios de Chile, del mundo, no podemos pretender no hacernos cargo de los placeres de no muy pocos, en fin el drama es otro, es la prostitución infantil que debiese penalizarse con cadena perpetua y ser firme agrandar las cárceles, abrir mas hogares, ayudar a los pobres con mas pegas es la única forma de terminar con este flagelo…