jueves, 16 de abril de 2009

DECLARACIONES, ... la lengua nos condena

Comentarios de las más variadas tonalidades, han surgido luego de las declaraciones bochornosas y hasta jocosas del Jefe de Relaciones Públicas de la Policía de Investigaciones de Chile (PDI) Álvaro Thiele, quién ante las cámaras de televisión y ante los medios de comunicación intentó justificar la acusación ante tribunales por parte de un inculpado en un delito de trafico de drogas, al segundo de la policía civil Oscar Gutiérrez de usar vehículo institucional (estatal) en horas de la noche, el que fue fotografiado en un conocido local nocturno del sector oriente de Santiago.
El encargado de las relaciones públicas dijo textualmente “se trató de una situación de intercambio (de experiencias?) con agentes europeos ... quienes visitaban nuestro país y por tanto querían conocer sitios de interés” ....
Sin duda quien tiene la voz oficial de una institución no puede realizar declaraciones de tamaña naturaleza, y eso tiene como costo la renuncia. Sin duda, también el acusado de visitar lugares de esparcimiento o entretención nocturna, que siempre bosquejan y abusan con la suspicacia, cometíó un inmenso error al asistir a ese local en un auto de la institución, lo que también tiene como costo la renuncia. Solo queda como conclusión la reflexión, cuánta capacidad tenemos para actuar de manera autoritaria y torpe? ... y también desde la otra perspectiva .... cuánta capacidad tenemos, para pensar que la ciudadanía es ilusa, por no decir otro adjetivo?... al parecer bastante.

No hay comentarios.: