lunes, 31 de mayo de 2010

PROBLEMAS SEXUALES?, ... llame ahora !!


Cuando la angustia, la tristeza y el deseo de hallar soluciones a dificultades personales, son aprovechadas por inescrupulosos que no escatiman en ardides y mentiras para arrebatarnos nuestro dinero, … entonces aparecen los trabajadores de la aparente única verdad y de la única solución a nuestros problemas. Si observamos el periódico encontraremos un sinfín de expertos en soluciones sentimentales, de salud, laborales y hasta mejoramiento de la fortuna.
La responsabilidad en una estafa o engaño, fundamentalmente la tiene el timado. Nuestra legislación no protege lógicamente a quien por su propia voluntad, entrega dinero a alguien para que le solucione problemas: de infidelidad, de amarres, promesas de matrimonio, juramentos de recuperación de la salud, descargar casas, contactar difuntos, y una infinidad de circunstancias, que absolutamente nadie puede garantizar ocurran (pues solo pueden ser ofrecidas y aseguradas verbalmente, siendo lo verbal imposible como prueba jurídica).
Días atrállame ahora, llame ya!!! ... si usted lo hace, y como tienen identificador de llamadas, le llamarán indeterminadas veces para convencerlo de que está enfermo y tiene miles de maless veía en televisión y en canal Más 22, a un señor que se hacía llamar Indio Ni Jarpa. Me sorprendía como aseguraba mediante contacto telefónico con televidentes, males hechos por familiares y amigos, casas cargadas que generaban estados depresivos, enfermedades estomacales crónicas, problemas sexuales de disfunción, etc. A todo lo mencionado, ofrecía soluciones inmediatas contra algunos procedimientos extraños, pero como tarea prioritaria, comprometiendo visita a la consulta del señor Ni Jarpa. Posteriormente e investigando en la red, es sorprendente como existe una infinidad de casos que se refieren a este señor. Tanto así que un programa televisivo hace algunos años, denunciaba la calidad de timador del sujeto en cuestión.
Recuerdo hace bastantes años, que una anciana gitana me pidió un cigarro en plena calle. Amablemente también le regalé un cigarrillo, ante lo cual me dijo “por tu bondad, ¡¡te veré la suerte!!, dame tu mano”. Luego de algunas preguntas y observando la palma de mi mano y las líneas de aquella, me dijo lo más trascendente: “a ti te hicieron un mal y no podrás tener relación con mujer alguna, eso significa que no podrás tener hijos”. Luego de la sentencia verbal, me pidió dinero para iniciar de inmediato la “reparación”. La verdad no tenía mucho dinero, diría que nada. Lo impresionante fue que con poquísima plata, hizo algunos conjuros, extrajo un inmenso crucifijo, una botella de agua supuestamente bendita, hizo algunas muestras de ilusionismo convirtiendo en nada el único billete que le entregué, y en buenas cuentas, logró que por un instante creyera sus dichos y sus consecuencias. A través de los años y compartida esa experiencia, todos de modo igualitario me han dicho que las gitanas les manifestaron que tendrían disfunción eréctil y mucho menos podrían tener hijos, ello producto de un mal o una brujería. Y las mujeres, todas sin excepción están condenadas a ser frígidas, carentes de orgasmos y por ende sentenciadas a tener parejas insatisfechas, que no las amarán y que les serán infieles. Lo claro y definitivo, es que finalmente toda solución o reparación quedará supeditada al dinero.
Hoy recuerdo esa aventura, y reflexiono en cuántos creerán verdaderamente e invierten, e invierten en soluciones de problemas, o inexistentes o definitivamente irreparables. Concluyo es demasiada la gente que se dedica a esto de ofrecer soluciones a los problemas en cuestión. Pero, lo relevante me parece no es que existan personas dispuestas a engañar, sino personas voluntariosamente dispuestas a ser engañadas y además estafadas.

No hay comentarios.: