sábado, 18 de diciembre de 2010

FELIZ NAVIDAD, ... sencillo saludo

Es tiempo de Navidad. Algunos entendemos el tiempo de Navidad como “la” oportunidad de materializar los afectos en un regalo. Volcados en las calles, buscando ofertas, caminando y mirando vitrinas como en todo el año no se hace, comprando y utilizando cuanto medio de pago esté al alcance, todo eso diluye o reduce al mínimo, el espíritu que cada uno sabe es el que convoca a la humanidad en esta fecha. Está claro que la generosidad abunda y aumenta, es legítimo y hasta natural entregar un regalo, … también doloroso especialmente para un niño no recibir presente alguno. He ahí el tema fundamental de esta fecha, esforzar las voluntades para que los niños sean felices.

Si el dinero es tan importante como al parecer lo es en tiempo de Navidad, qué compraría un niño si tuviera mucho dinero?, si fuese pequeño seguramente pensaría en golosinas, o juguetes y con eso sería feliz, pero los dulces se consumen y se terminan, y los juguetes se estropean, solo basta el ejercicio de preguntar qué regalo tuvo la Navidad anterior y si aún lo tiene en su poder. Qué querría un adolescente si tuviera mucho dinero a disposición?, seguramente comprar un elemento tecnológico que en un breve tiempo dejaría de tener la vigencia que tienen todos los artículos en la actualidad y posteriormente ya querría la versión posterior de aquel. Qué querría un joven si tuviera dinero?, seguramente comprar vestuario o mejorar su apariencia, siendo aquello también circunstancial. Qué queremos los que somos ya viejos?, la mayoría quiere que sus familiares sean felices solamente y que la paz habite en sus corazones sin duda. Pero si analizamos objetiva y duramente el asunto, a mi juicio nadie se despoja del consumismo efervescente que nos invade. El lema parece es “si no gasto o compro, difícilmente tendré una Navidad Feliz”.

Como anécdota recuerdo, hace unos pocos años cuando no existía el correo electrónico, en esta fecha teníamos ya las tarjetas de saludo de quienes nos consideraban y querían, y como el consumismo ya avanzaba a pasos agigantados, incluso no pocos una vez recibida, mirábamos la marca de aquella midiendo el gasto realizado, y otros más incisivos medían el cariño según el número de tarjetas recibidas.

La Navidad posee la magia (energía) de reunir a los seres que se aman, que se quieren, que se estiman. La Navidad tiene segundos y quizás con fortuna minutos de felicidad “verdadera”, entendiendo por felicidad la emoción y la alegría, pero solo eso. Solo basta echar un vistazo en derredor el día 25 de Diciembre a mediodía, la vida continúa y todo sigue su curso como si hubiésemos vivido solo una etapa más. Quizás alguien dirá soy nostálgico o amargado, interpretándose que no deseo regalos para nadie en esta Navidad. No es así, solo es un “lapsus” que detiene el trajín y plasma en este sitio una reflexión. Navidad es el nacimiento de una nueva esperanza, es verdaderamente una nueva oportunidad que nos damos, es perdonar con el corazón, es innegablemente un momento especial, y siendo todo eso NO TIENE VALOR ALGUNO.

La colectiva sintonía positiva ejercida en Navidad es incomparable con otro momento del año. Debemos hacer regalos sí, pero tenemos la obligación de subrayar siempre a niños, a jóvenes, y a adultos, que es un momento particularmente singular que mueve a la HUMANIDAD tras una sola intención, … tener una FELIZ NAVIDAD, … un enorme abrazo navideño para ti y para todos los seres que amas y consideras en el mundo.

4 comentarios:

Maria Raad dijo...

Alejandro le deseo la felicidad más grande en ese día tan especial que es la navidad...siempre he pensado que es un día mágico sensibiliza a muchos y reune familias y amigos, se siente en el ambiente una energía diferente, me trae nostalgía, grandes recuerdos nunca olvidados, siento en estos días la solidaridad y el compartir son los ingredientes principales para este momento de felicidad, recordar que no es una celebración cuaquiera sino es el nacimiento de nuestro Señor... cada año debe nacer en nuestros corazones para sensibilizarnos, la rutina de la vida nos hace egoístas, duros e inflexibles es aquí donde muchos corazones se abren y dejan ver la parte humana y sencilla que existe muy adentro y asi poder pensar en los que no tienen nada especialmente los niños pobres, pienso que el verdadero sentido de la navidad es desprendernos y compartir lo poco o mucho que tenemos, dibujar una sonrisa en cada rostro de un niño, con un regalo que a lo mejor otros niños tienen de sobra, una amiga me comentaba que su hijo tenía de todo que realmente no sabía que regalarle para navidad, me dió tanta tristeza imaginar una habitación llena de juguetes que lo más seguro no llegará a jugar con todos, mientras que existen criaturas que juegan con tapas de refresco, con trozos de madera o cajas de cartón son estas las cosas que me conmueven, si todos fueramos sensibles...este mundo fuese diferente, espero que en todos los corazones del mundo se viva verdaderamente la navidad.

Kathy dijo...

Linda canción y una gran voz, gracias por tu mensaje navideño, la navidad es magia, es para compartir, para reflexionar. Te dejo mi saludo navideño, que está noche mágica ilumine tu hogar con mucho amor, paz y alegrías, un abrazo.

ELISA GOLOTT dijo...

Alej@ndro todos mis buenos deseos y mi cariño en estas Navidades. Un mejor año 2011. No hago regalos en estas fechas...solo entrego buenos deseos y amor al mundo.

Un abrazo

Elisa

Alej@ndro dijo...

emotivos y recíprocos saludos para ustedes ... una maravillosa y estupenda nochebuena .... Feliz Navidad !!!