jueves, 6 de mayo de 2010

JURAMENTO HIPOCRÁTICO, ... sólo intención

El juramento hipocrático expresa como trascendente la vida, pero siendo un elemento ético en el ejercicio de la medicina, en la actualidad queda sujeto a criterios, circunstancias, necesidades y hasta factores religiosos.
Entendido como tal entonces; … ¿debería negar métodos anticonceptivos a una mujer que desea planificar su familia?, … ¿impide involucrarse directamente en la gestión tanto médica como económica para sanar o pretender sanar a un niño que requiere de atención oncológica crónica?, … ¿permite lucrar con la enfermedad de sus pacientes, proponiendo exámenes innecesarios, medicamentos onerosos, terapias o sesiones sin finalidad alguna?, … ¿acoge la intervención de razones religiosas que evitan la transfusión de sangre o permite la prohibición de cirugía los días Sábado?, … ¿permite la grabación de videos (con celulares u otro artefacto) en el quirófano sin las debidas autorizaciones y sin fines genuinamente científicos? … ¿permite a una mujer embarazada parir en un baño, ignorando la urgencia clínica o postergándola?.
En estos simples ejemplos, claramente se viola el juramento establecido hace ya casi 2000 años, y nítidamente se concluye que la evolución de la medicina está muy lejos de sostenerse en la intención de su autor.
La medicina de hoy busca más el lucro que el desarrollo la vocación. No por nada existen los visitadores médicos, que proponen medicamentos carísimos contra porcentajes de ganancia. No por nada existen laboratorios, cuyas “exclusividad” legitima los exámenes de los pacientes. No por nada existen las instituciones de salud previsional, que abusan con contratos a conveniencia, generalmente muy alejados del bienestar de sus cotizantes.
En definitiva las políticas de salud hoy en el mundo son una calamidad y un desastre, que afecta no solamente a quien sufre una enfermedad, sino también deja desamparadas y desprotegidas económicamente a las familias involucradas.

No hay comentarios.: